Entrevista a Rafael Aledo

 “Queremos dar un servicio de calidad al socio

y a todos los alicantinos en un entorno seguro”

El Club Atlético Montemar ha dado un nuevo impulso a las actividades en su piscina olímpica y prepara una ampliación de su oferta con más proyectos e iniciativas destinadas a potenciar la instalación, abrirla a la sociedad alicantina y dar un servicio de calidad al socio. El ambicioso proyecto contempla climatizar la piscina, sin necesidad de cubrirla, para poder alargar los meses de uso durante buena parte del invierno.

El entrenador de las escuelas de natación del Montemar, Rafael Aledo, explica que la gran fortaleza de la instalación es su ubicación y dimensiones: “La piscina tiene unas cualidades estupendas porque tiene calles muy anchas que permiten entrenamientos de calidad de los nadadores. Nuestra meta es que todos los deportistas estén cómodos independientemente de su nivel y objetivos".

El C.A. Montemar quiere alargar el periodo de actividad en la piscina para poder aprovecharla durante más meses del año. “La idea es utilizar fotovoltaica para calentar la piscina y cubrirla con una manta térmica para evitar pérdidas de calor. Así podemos mantener una temperatura de unos 25 grados durante unos diez meses”, asegura Rafa Aledo, quien explica que “no hay muchas piscinas con estas características y que además sean climatizadas”.

No hay muchas piscinas con estas características

y que además sean climatizadas

El objetivo último del C.A. Montemar, como comenta su entrenador de natación, es “que muchos clubes confíen en esta instalación para realizar sus entrenamientos y que los socios del Club y nadadores de la provincia de Alicante vengan con total seguridad a practicar su deporte”.

“Los entrenamientos comienzan en iniciación a partir de doce años y siguen en máster para todas las edades. También habrá entrenamientos de nadadores de élite ya que invitaremos a clubes de ámbito nacional e internacional a que vengan a practicar su técnica de natación en nuestras instalaciones”, comenta Rafa Aledo.

La ratio de nadadores que tiene la piscina olímpica de Montemar es de doce por calle por lo que estaría cumpliendo la normativa frente al COVID. “Al estar ubicados en un entorno abierto tenemos las máximas garantías de seguridad frente a esta pandemia”, concluye Aledo. Un plus importante en este momento tan delicado para la sociedad.

Otro de los objetivos que se marca Rafa Aledo es que la piscina sea “inclusiva” y realizar “natación adaptada” para que cualquier persona pueda practicar este deporte: “La natación forma parte de la vida de las personas que la practican. Y la intención final es proporcionar salud y bienestar, practicando la natación de manera segura y saludable".

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo. Leer más…
Aceptar